¿Qué necesito saber y hacer?

El arzobispado de Santiago entregó un documento en todas las parroquias de la Arquidiócesis de Santiago con el título ¿Qué necesito saber y hacer? El texto plantea a los católicos una serie de derechos que se podrían promover en el debate.
   
“Como ciudadanos y católicos, tenemos un compromiso de buscar y promover la verdad en la sociedad. Como cita el papa Francisco: Una auténtica fe –que nunca es cómoda ni individualista– siempre implica el profundo deseo de cambiar al mundo, de transmitir valores, de dejar algo mejor detrás de nuestro paso por la tierra (Exhortación apostólica Evangelii Gaudi)” señala el documento.

Frente a los deberes como católicos en este nuevo proceso de debate ciudadano, señala: "Si asumimos que la convocatoria es genuina y de buena fe, incluso quienes consideran innecesario reformularla tienen un espacio para decirlo".

Los elementos que se destacan como importantes en el proceso constituyente son:

1. Los conceptos de Bien Común y la relación del Estado con la persona
2. El derecho a la vida
3. Defensa de los derechos humanos
4. El derecho a la libertad religiosa
5. El derecho a la honra y a la vida privada
6. La libertad de enseñanza
7. El rol de la familia y el matrimonio
8. El derecho a la protección del medioambiente
9. El reconocimiento de los pueblos originarios
10. La Constitución en el mundo: Compromisos internacionales en materias de derechos, tales como el tratamiento de migrantes y refugiados
11. Derechos sociales tales como salud y educación
12. Democracia y participación política

Jubileo de la Misericordia

El Jubileo de la Misericordia es un jubileo que se celebra durante el Año Santo Extraordinario que comenzó el 8 de diciembre de 2015 y concluirá el 20 de noviembre de 2016, para celebrar el quincuagésimo aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II, profundizar en su implantación y situar en un lugar central la Divina Misericordia, con el fortalecimiento de la confesión.
El logo fue diseñado por el sacerdote jesuita Marko Ivan Rupnik representando un compendio teológico de la misericordia. En el aparece Cristo cargando sobre sus hombros al hombre extraviado, fundiendo ambos sus ojos, imagen recuperada de la Iglesia antigua, en la que Cristo mira con los ojos del hombre y el hombre con los de Cristo. La escena se encuentra en una mandorla que representa las dos naturalezas de Cristo, la divina y la humana. En el interior se encuentran tres óvalos concéntricos, siendo más oscuro el interior y más claro el exterior, lo que representa el movimiento por el cual Cristo saca al hombre de la oscuridad del pecado y la muerte. En el exterior aparece el lema «Misericordiosos como el Padre», extraído del evangelio de Lucas.